Nuestra memoria

Eduardo Galeano – El deseo

El hombre encontró la lámpara de Aladino tirada por ahí. Como era un buen lector, el hombre la reconoció y la frotó El genio apareció,  hizo una reverencia, se ofreció: – Estoy a tu servicio, amo. Pídeme un deseo y será cumplido. Pero ha de ser sólo un deseo. Como era un buen hijo, el hombre pidió: – Deseo que resucites a […]

Scroll hacia arriba