Misión de verificación de Derechos Humanos en Boyacá, revisó situación de las comunidades

Misión de verificación de Derechos Humanos 12 – 14 de febrero 2019 Sabanalarga -Pajarito y Ocobe – Labranzagrande Boyacá
Fotos: Organizaciones sociales y de Derechos Humanos de Boyacá

Las comunidades del Boyacá junto a las organizaciones sociales y de Derechos Humanos  exigen respeto por la vida y no más atropellos por Parte de la Fuerzas Militares

Luego de la denuncia hecha por parte de las organizaciones Sociales y de Derechos Humanos ante la de violación de Derechos Humanos ocurrida el 15 de diciembre del 2018 en la vereda Ocobe de Labranzagrande Boyacá y una primera verificación al lugar de los hechos realizada por parte del Personero de Labranzagrande con el acompañamiento hacia a las comunidades por parte de la Corporación Social para la Asesoría y Capacitación Comunitaria – COSPACC – , la Asociación Nacional Campesina José Antonio Galán Zorro – ASONALCA- y el acompañamiento internacional de las Brigadas Internacionales de Paz – PBI- donde se recogieron la denuncia realizada por parte de la comunidad consignada en una denuncia pública: “Las organizaciones sociales y defensores de Derechos Humanos de Boyacá, denunciamos, la violación sistemática a la vida, la integridad, la libertad, la persecución, la estigmatización, el hostigamiento y los señalamientos hacia la comunidad campesina de las veredas de Sabanalarga y Ocobé de los municipios de Pajarito y Labranzagrande por parte de las Fuerza Armadas de Colombia”[1].

La Defensoría del Pueblo de Boyacá y Casanare y con apoyo de la organización social de la región vieron la necesidad de una misión de verificación de Derechos Humanos donde participaran las diferentes entidades como Defensoría del Pueblo Boyacá y Casanare, ICBF, el enlace de victimas de Pajarito, las Personerías de Pajarito y Labranzagrande, las organizaciones sociales –ASONALCA- y COSPACC con el acompañamiento internacional de la Red de Hermandad con Colombia REDHER. En donde además de verificar las violaciones de Derechos Humanos y las Infracciones del Derecho Internacional Humanitario también recibieron y verificaron el abandono estatal que viven estas comunidades.

Entre ellos en temas relacionados con la educación en donde la escuela de Sabanalarga no cuenta con cosas básicas para la educación de los niños de esta vereda, tales como material didáctico, colchonetas para el descanso o una posible emergencia en tiempos de lluvia, una silla en buenas condiciones para el caballo asignado a la maestra ya que esta tiene que hacer un recorrido de alrededor de 6 horas, desde el punto donde la deja el bus a la escuela a esto se le suma la falta de luz en la escuela ya que la planta solar se encuentra dañada al igual que otras seis plantas pertenecientes a la comunidad.

La falta de infraestructura es otro de los temas que afecta a las comunidades más alejadas de los cascos urbanos de los dos municipios, aunque se ha iniciado con la construcción de la vía terciaria que unirá Pajarito con Labranzagrande , está lejos de que esto sea una realidad ya que faltan los puentes sobre las diferentes ríos y quebradas, siendo uno de los más importantes el puente sobre el río Cusiana, que este le daría acceso a parte de la vía ya construida. Al no contar con vías para sacar los productos agrícolas estas comunidades se ven abocadas a la pobreza al no contar con un sustento adecuado para sus familias lo que acarrea diversos problemas de salud entre ellos la desnutrición en niños y adultos mayores.

Ocobe y Sabanalarga no cuentan con señal de celular ni televisión y son muy pocas las emisoras que se pueden sintonizar entrecortadas de vez en cuando, así que estas comunidades se encuentran en un aislamiento y un abandono total por parte de Estado colombiano. Sumado a esto la violación sistemática a la vida, la integridad, la libertad, la persecución, la estigmatización, el hostigamiento y los señalamientos hacia la comunidad campesina por parte de las Fuerza Armadas de Colombia.

Las prácticas sistemáticas de las Fuerzas Armadas; Batallón Tarqui y Brigada XVI que han efectuado ataques aéreos con arma de fuego y bombardeos y los continuos hostigamientos, persecución y estigmatización acrecienta la crisis socioeconómica en la que están sumergidas estas comunidades.

Esta misión de verificación permitió que las comunidades hicieran las respectivas denuncias ante las entidades pertinentes y a la espera que estas den pronta respuesta. Dejando claro que a estas comunidades debe llegar el Estado a darle respuesta a las diferentes problemáticas y no las Fuerzas Militares ya que estos han sido los victimarios durante décadas dejando un sin número de ejecuciones extrajudiciales, judicializaciones y continuamente violan los derechos de las comunidades, así lo demuestra las diferentes denuncias interpuestas[2].

[1]Comunidades campesinas víctimas de las fuerzas Armadas en Boyacá

[2]Campesinos Y Dignatarios De Juntas De Acción Comunal de Casanare y Boyacá Denuncian Que Fueron Retenidos Por El Ejército Nacional

Tomado de: https://trochandosinfronteras.info/mision-de-verificacion-de-derechos-humanos-en-boyaca-reviso-situacion-de-las-comunidades/

Trochando Sin Fronteras, febrero 23 de 2019

17 años de la masacre del páramo de la Sarna

Peregrinación páramo de la Sarna 2018

El pasado 2 de diciembre como es costumbre, organizaciones sociales, comunidades y víctimas de la masacre del Páramo de la sarna se reunieron en una peregrinación para seguir construyendo tejido social y como ejercicio de memoria histórica.

Alrededor de 400 personas llegaron de diferentes lugares para participar en la peregrinación del páramo de la Sarna desde Pisba, Labranzagrande, Sogamoso y Aquitania  a las 9 de la mañana se dieron cita en el punto donde se efectuó la masacre para conmemorar el décimo sexto  año  de este fatídico evento, durante la jornada se pudo apreciar una eucaristía oficiada por “Prias?” acompañada del grupo musical “Los Inolvidables del ayer” Así como intervenciones de voceros de ASONALCA, ASOTRAVID, ANJECO,  COSPAC y el grupo de familiares de víctimas de crímenes de Estado “Vida, Memoria y Dignidad” quienes recordaron esta masacre como un hecho no aislado dentro de la política de seguridad democrática que marcó un escenario violento para las comunidades rurales más empobrecidas del país.

La masacre de La Sarna fue uno más de estos hechos violentos cometidos por paramilitares en complicidad con el Ejército Nacional, en el cual el 1 de diciembre de 2001, asesinaron a 15 pasajeros de un bus Cootracero que iba de Sogamoso a LabranzaGrande, hacia las 7:00 am uno de los pasajeros de la buseta amenazo al conductor obligándolo a frenar y atravesar el bus en la carretera, en seguida tres hombres subieron y exigieron a los pasajeros bajar del vehículo y acostarse boca abajo para después asesinarlos con armas de fuego, en este hecho dos menores y una mujer adulta mayor Sobrevivieron.

La peregrinación ha resultado ser un escenario propicio para tejer la memoria y exigir verdad, justicia, reparación y no repetición, y exigirle al Estado y las Fuerzas Militares que reconozcan su responsabilidad en este hecho.