Eduardo Galeano – El deseo

El hombre encontró la lámpara de Aladino tirada por ahí. Como era un buen lector, el hombre la reconoció y la frotó El genio apareció,  hizo una reverencia, se ofreció:

– Estoy a tu servicio, amo. Pídeme un deseo y será cumplido. Pero ha de ser sólo un deseo.

Como era un buen hijo, el hombre pidió:

Deseo que resucites a mi madre muerta.

El genio hizo una mueca.

Lo lamento, amo, pero es un deseo imposible. Pide otro.

Como era un buen tipo, el hombre pidió:

Deseo que el mundo no siga gastando dinero en matar gente.

El genio tragó saliva:

Este… ¿Cómo dijo que se llamaba su mamá? Eduardo Galeano. Extraído del libro “Patas para arriba”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *