Persecución a la Asociación Departamental de Usuarios Campesinos de Casanare –ADUC-

Por: Corporación Social para la Asesoría y Capacitación Comunitaria –COSPACC-

 En Casanare el movimiento campesino fue el primero en recibir la arremetida, el asesinato de connotados dirigentes en su gran mayoría de la Asociación Departamental de Usuarios Campesinos de Casanare (ADUC) que comenzó con la muerte de Luis María Jiménez el 10 de agosto de 1991, Héctor Hostilio Salamanca el 22 de Marzo de 1992, Pablo Antonio Buitrago el 15 de junio de 1992, Carlos Mesías Arriguí y Gabriel Federico Asencio el 13 de abril de 1995, cerrando el ciclo con asesinato de Beyer Parada y a Ubaldina Suárez ocurrida el miércoles 29 de septiembre de 1999, cuando tropas del Ejército Nacional detuvieron ilegal y arbitrariamente y luego los ejecutaron en la vereda La Florida, del municipio casanareño de Aguazul.

Sus cuerpos fueron hallados degollados. Beyer se desempeñaba como presidente del comité veredal de usuarios campesinos de la Vereda las Brisas de municipio de Aguazul y la posterior desaparición de la ciudad de El Yopal del dirigente campesino y periodista y Cantautor Benjamín Marín Lizarazo hecho que ocurriera el 28 de febrero de 2001, sin que hasta ahora se conozca su paradero.

 Carlos Arriguí había representado a la –ADUC- en las negociaciones con la BP iniciadas en enero de 1994, las cuales fueron críticas, dado al incumplimiento de las promesas hechas. En este tiempo se produjeron amenazas que estuvieron relacionadas con su posición ante la BP. Tanto en meses anteriores como posteriores a ejecución de Arriguí, otros miembros de la organización campesina fueron sometidos a amenazas, atentados y persecuciones. El 6 de abril de 1994 el General Álvaro Velandia Hurtado comandante de la XVI del Ejército con sede en Yopal, hizo señalamiento público contra el movimiento campesino. El General Velandia fue trasladado a otras divisiones del Ejército y por este hecho no hay investigados y tampoco condenados.

 Efectivamente, el asesinato de los dirigentes campesinos Carlos Arrigí y Gabriel Ascencio, el atentado al campesino de la vereda Marroquín, Segundo Suárez, el allanamiento a la vivienda de Fanny Núñez, la detención carcelaria de Hernando Cáceres activista de la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos –ANUC- Casanare y del presidente de la Asociación Municipal de Usuarios Campesinos de Yopal Humberto Castañeda, fueron hechos que atrajeron la atención de la comunidad internacional sobre BP y sobre la región.

“El Patón”, Luis María Jiménez, llamado así por compañeros, ex alcalde del municipio de Aguazul Casanare (1988-1990) por su apoyo a las luchas campesinas en defensa de la tierra, fue nombrado presidente de la Asociación Municipal de Usuarios Campesinos del mismo municipio, fue asesinado el 10 de agosto de 1991. Dirigente político. Su muerte hoy se encuentra en completa impunidad. Años más tarde su hijo Mauricio Jiménez Pérez[1], heredó la fama de su padre, pero al contrario de éste sirvió a la clase terrateniente y política del departamento. Hoy se encuentra prófugo de la justicia al ser condenado por la desaparición forzada.

 Carlos Arriguí “Un hombre entregado a un pueblo, ejemplo de dignidad y lucha social” nació en Belén de los Andaquíes, Caquetá, el 22 de mayo de 1945, asesinado en Yopal Casanare el 13 de abril de 1995. Se dedicaba al trabajo de campo y al trabajo social y comunitario del movimiento campesino, las Juntas de Acción Comunal y sectores populares en varias regiones del país, conformó su hogar con Edita Guenis la compañera de toda su vida, hombre campesino, aserrador, dirigente social y educador popular. Participó en la Federación Agraria Nacional FANAL, desde muy joven en su región natal. Más tarde, en su paso por los municipios boyacenses Jericó y Pajarito, se destacó como directivo de las Juntas de Acción Comunal. En el departamento de Casanare hizo parte de la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos ANUC, y la recuperación de tierras que hacían los campesinos de Aguazul, Yopal y Orocué, bajo el lema “Tierra pa’l que la trabaja.” En la ANUC, trabajó para la constitución de las asociaciones en cada municipio, el cual logró la conformación de diez municipales y la constitución de la Departamental de Usuarios Campesinos de Casanare. También hizo parte pro pavimentación del Morro, el Comité pro defensa de los sectores populares de Yopal, el proyecto de vivienda de autogestión, La Unión San Carlos, ADUC Casanare y las casas campesinas. Era un hombre disciplinado, ordenado, puntual en sus compromisos y cumplidor de la palabra que siempre contaba con tiempo “para escuchar a quien fuera”. Junto al movimiento campesino dio sus luchas por la tierra y por el respeto por el territorio por parte de las empresas petroleras, convirtiéndose así en la “piedra en el zapato” siendo una de las primera víctima. Su legado ha trascendido, se realizó la primera escuela de líderes y lideresas que lleva su nombre  en los departamentos de Casanare y Boyacá. Luego de 20 años recordamos y levantamos las banderas de lucha del movimiento campesino donde Don Carlos Arriguí fue uno de sus grandes.

 Benjamín Marín Lizarazo Nació en Aguazul Casanare, se gradúo de bachiller en el municipio de Chámeza, obtuvo título de periodista en el año 2000 en el municipio de Yopal. Se desempeñó como dirigente campesino, periodista y poeta, trabajó en la secretaría de Agricultura de Casanare en el impulso de alternativas productivas. Desaparecido el 28 de febrero de 2001, sin que hasta ahora se conozca su paradero. Al día siguiente del suceso tropas del Gaula de Casanare allanaron la habitación y vivienda del reconocido dirigente. Entre sus poemas preferidos se encuentran “no te rindas” y “no te salves” de Mario Benedeti.

 Persecución a ACDAINSO

 A finales de 2003, La Asociación Comunitaria por el desarrollo Social y Agroindustrial del Morro (ACDAINSO) participó, junto a otras organizaciones sociales del corregimiento del Morro, en un paro pacífico con el objetivo de reclamar a BP por los daños ecológicos provocados por la explotación petrolera, la baja contratación de gente de la región para trabajos calificados y el continuo incumplimiento de acuerdos con la comunidad en el ámbito social. Tras la movilización, la directiva de ACDAINSO empezó a recibir amenazas escritas y telefónicas, en las cuales se les increpaba con frases como ésta: “deje de joder con la BP”. Dichas amenazas fueron denunciadas en las oficinas del Departamento Administrativo de Seguridad –DAS- de Yopal, sin que hasta el momento haya recibido respuesta. Allí fueron asesinados y amenazados gran parte de los líderes de esta asociación creada precisamente para exigir a la BP inversión social, respeto al medio ambiente, reparación de daños sobre el mismo y condiciones de trabajo.

 El objetivo de la represión ha sido claro: sacar del camino todo tipo de resistencia que reivindique el respeto por sus derechos. El Movimiento Cívico y Popular no escapa a esta agresión. Las muertes de Oswaldo Arévalo Vargas Pinto ocurrida el 2 de septiembre de 2004 y José Parmenio Parra Ponguta el 10 de mayo de 2005 en el corregimiento del Morro municipio de Yopal tuvieron en común las contradicciones con la petrolera BP y en donde el capitán Pérez del batallón Guías de Casanare jugó papel protagónico en el desmantelamiento de ACDAINSO y la crisis de la asociación de Juntas del Morro.

 La Ejecución extrajudicial de José Parmenio y de Dumar, estuvo asediada por numerosas y repetidas amenazas de muertes, tanto telefónicas como escritas, a varios líderes de la Comunidad de El Morro y de la organización ACDAINSO, entre otros a Javier Fonseca, Facundo Otálora, Ramiro Sánchez, Javier Silva, Faustino Acevedo, Bernardo Niño. Fruto de todo este terror fue la desaparición de ACDAINSO y la ADUC, mientras la empresa BP creó una organización para canalizar sus relaciones con las comunidades y sus proyectos sociales, llamada Fundación Amanecer, fortalecida con los dineros del Plan Colombia. José Parmenio Parra Pongutá Ingeniero civil, natural del corregimiento del Morro, de 33 años de edad, asesinado el miércoles 10 de mayo de 2005 cuando se movilizaba en su motocicleta por la vía que conduce del municipio de Yopal al corregimiento del Morro del mismo municipio, en compañía de Dumar Rodríguez, compañero de trabajo muy cerca de las instalaciones de la Brigada XVI y en zona de influencia petrolera, fueron interceptados por sujetos que se encontraban a bordo de una camioneta tipo cuatro puertas color blanco y sin placas, quienes procedieron a ejecutarlos.

 José Parmenio hacía sólo tres días que había sido elegido por la asamblea general como el primer presidente en la historia de la Asociación de Juntas de Acción Comunal del corregimiento de El Morro, organización que reemplazaría a la exterminada ACDAINSO, la cual fue perseguida permanentemente, por ser “la piedra en el zapato” para las empresas petroleras, a causa de las exigencias que a éstas les hacían las comunidades, organización en la que Parmenio Parra fue su último representante. Este caso al igual que muchos otros casos en el departamento hoy se encuentran en completa impunidad.


[1] – http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-136048 campesino y humilde trabajador cayó bajo el fuego los carranceros y la clase política y terrateniente del Casanare

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *