Persecución a COSPACC

La Corporación Social Para la Asesoría y Capacitación Comunitaria (COSPACC) tiene sus raíces principalmente del movimiento Campesino de Casanare, Boyacá, Cundinamarca y Tolima.

 Luego de extinguirse la ADUC en Casanare, y otras formas organizativas en los otros departamentos ya mencionados, se ve la inminente necesidad de conformar una figura jurídica que atendiera las distintas necesidades que en materia de derechos humanos, medio ambiente, formación social y productividad exigían las distintas comunidades. 

Dentro de las primeras acciones realizadas se encuentran el acompañamiento  a las víctimas de la masacre del páramo de la Sarna ocurrida el 1 de diciembre de 2001, días después el acompañamiento a las familias desplazadas víctimas del conflicto armado por el escabroso hecho de desaparición forzada hecha por paramilitares en los municipios de Chámeza y Recetor durante el periodo comprendido entre noviembre de 2002 y marzo de 2003 así como el acompañamiento jurídico en convenio con la Fundación de …Solidaridad con los Presos Políticos  -FCSPP- a víctimas de detenciones masivas tanto la región del Cocuy al norte de Boyacá, La provincia la Libertad en Boyacá y el departamento de Casanare.

Hechos motivados por el plan de impulso por la seguridad democrática del entonces presidente Álvaro Uribe Vélez, quien estigmatizó públicamente a todas las organizaciones de derechos humanos por considerarlas sus enemigas y orquestó un plan macabro de persecución a toda la oposición en el país donde incluyó a las organizaciones de defensoras de derechos humanos y comunidades organizadas.

COSPACC no fue la excepción en este caso, varios de sus asociados o dirigentes, fueron perseguidos motivados al exilio, otros fueron asesinados y otros puestos tras las rejas de la prisión como escarmiento de la labor realizada.

El acompañamiento internacional de la Red de Hermandad Y Solidaridad con Colombia (REDHER), y de Brigadas Internacionales de Paz (PBI) posibilitó la contención de la persecución logrando con ello elfortalecimiento del tejido social en la región.

El compañero; «Pacho», FRANCISCO CORTES  

El dirigente social Francisco Cortés, defensor de Derechos Humanos quien se encontraba como refugiado político en Bolivia apareció muerto en el Hospital de Clínicas de Paz, aún no se tiene claro la causa de su muerte.

Francisco José Cortés Aguilar, de 52 años, oriundo del municipio Bolívar, departamento de Santander en el Nororiente Colombiano, desde 1983 fue profesor en escuelas rurales de Arauca, donde tempranamente se vinculó a las juntas de Acción Comunal y a los movimientos campesinos que por esos tiempos iniciaban los colonos de la región del Sararé en el piedemonte Araucano.

Fue dirigente de la Asociación Campesina Intendencial en esa región, vocero campesino en varios procesos de negociación con el ministerio de agricultura, con el instituto colombiano para la reforma agraria INCORA y con diversos estamentos de gobiernos regionales, y nacional. Con un vasto recorrido en el movimiento agrario, por regiones y departamentos Colombianos trabajando en la consolidación del movimiento campesino, Pacho en los años 90’ fue nombrado directivo en la junta nacional de la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos Unidad y Reconstrucción ANUC-UR; luego participó como delegado en representación del campesinado colombiano, junto a otros dirigentes sindicales, sociales y políticos, en las conversaciones que el gobierno nacional y el Ejército de Liberación Nacional ELN realizaron en San José de Costa Rica en el año 2000.

Incansable en su labor de denuncia, las comunidades recuerdan cuando promovió el cabildo abierto denominado la «Tierra clama justicia» realizado en el municipio de la Salina Casanare  en Julio del 2001, acompañó la movilización en rechazo de la masacre del Páramo de la Sarna ocurrida el primero de diciembre del año 2001 donde asesinaron 15 personas; acompañó el primer encuentro de comunidades en la provincia de la Libertad realizado el 12 y 13 de Abril del año 2002  en el municipio de Labranzagrande Boyacá, y el primer foro educativo en el municipio de Pisba Boyacá los días 29 y 30 de noviembre del mismo año. Acompañó el dolor y la denuncia del desplazamiento forzado de más de 1000 personas y la desaparición forzada de más de 53 personas en tan solo 5 meses ocurridas en los municipios de Recetor y Chámeza en el 2003.

Santanderano, profesor en Arauca y fundador del movimiento campesino y cooperativo de este departamento, dedicó sus esfuerzos al acompañamiento de comunidades campesinas e indígenas en el oriente del país, allí participó en la constitución de la Corporación Social Para la Asesoría y Capacitación Comunitaria COSPACC, reconocida organización defensora de los derechos humanos. Por su trabajo fue perseguido; él y su familia fueron amenazados por sectores de la derecha y grupos paramilitares y se vio obligado a pedir protección al Gobierno Nacional que en el año 1999 lo vinculó al programa de protección para dirigentes y defensores de los derechos humanos del Ministerio del Interior. También fue cobijado con medidas cautelares por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH.

Desde la ANUC-UR y luego en COSPACC participó en espacios de coordinación e intercambio de experiencias con otros movimientos campesinos, sociales, ambientalistas del mundo como la Vía Campesina, la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo CLOC, el Movimiento de los Sin Tierra MST de Brasil, movimientos antiglobalización, estas experiencias le permitieron visitar comunidades en otros países como en Bolivia donde trabajó sus últimos años.

Pacho Cortés llegó a Bolivia en el año 2002 para participar del intercambio de experiencias organizativas y comunales en varias regiones de este país alto-andino y tratando de escapar de la persecución, desde entonces realizó acciones en defensa de los derechos humanos, estuvo ligado a las organizaciones campesinas de productores de coca del Chapare, Yungas y de La Paz.  En el 2003 y en desarrollo de una operación denominada “alerta temprana”, fue detenido junto a otros dirigentes campesinos cocaleros de la región del Alto y señalados de pertenecer a una organización criminal; con informes de la inteligencia militar colombiana “Pacho Cortés resultó ser el terrorista necesario para Gonzalo Sánchez de Lozada (presidente boliviano para esa época) con el que podría mostrar resultados en la cruzada antiterrorista en foros internacionales de seguridad”, declaró Andrés Zúñiga reconocido jurista paceño. Por este caso Pacho permaneció 21 meses detenido y tras un largo y complejo proceso, más político que jurídico, recobró su libertad.

Por información de su abogado, y por los medios de comunicación se conoció que su deceso tuvo lugar en el Hospital Clínicas de la paz, Bolivia el pasado 8 de septiembre de 2014, sin que hasta se conozcan motivos ni mayores detalles de su fallecimiento. Los movimientos sociales en Colombia, Bolivia y toda Latinoamérica, continuamos caminando una de sus consignas, “por vida territorio y paz”                   

Luis Antonio Arismendi Pico

 Hasta ciudad Bolívar de Bogotá llegó la persecución contra Cospacc, allí conocimos a Luis Antonio Arismendi Pico, luchador incansable, Presidente del Sindicato «Manuela Beltrán» de Trabajadores y Expendedores de Alimentos y Bebidas de la Plaza de Mercado del Barrio San Francisco (SINDIMANUELA BELTRAN).

Don Lucho como se le conocía inició trabajo con Cospacc desde octubre del año 2004, donde rápidamente se iniciaron propuestas de trabajo consistentes en la comercialización de plátanos y huevos por mayor, en un intento de generar redes mercadeo del movimiento social. Por esos mismos días se propuesto desarrollar una granja comunitaria en la zona local de Ciudad Bolívar en donde una de las principales funciones era transformar los desechos orgánicos salidos de la plaza de San Francisco y convertirlos en abono, disminuyendo la presión al relleno doña Juana y por otra parte que sirvieran para la producción de hortalizas y otros alimentos. fue uno de los fundadores del proceso comunitario y agroecológico que se conoció con el nombre de Tangakamena (sitio Sagrado en lengua Kankuama), proceso que inspiraba un encuentro de la localidad en pro de construir alternativas al parque minero y el modelo de ciudad imperante.

Líder social y defensor de derechos humanos quien se fue desaparecido desde el 28 de abril de 2006, hechos ocurridos en el sector de Ciudad Bolívar de la ciudad de Bogotá, luego de salir de su lugar de trabajo en compañía de la Sra. Belquis Dayana Goyeneche, quien también desapareció junto a él, y hasta ahora, no se conocía nada ni sobre su paradero ni sobre su integridad personal. Las informaciones destacan que, el día anterior a su desaparición, el Sr. Arismendi Pico había denunciado ante la policía local la presencia de personas de civiles desconocidas y en actitud sospechosa, alrededor de la Plaza de Mercado en donde él laboraba; sin embargo, dicha denuncia, al parecer, fue ignorada por la Fuerza Pública.

Según las informaciones, después de infructuosas denuncias y búsquedas, el 6 de junio de 2006 se confirmó el asesinato del Sr. Luis Antonio Arismendi Pico, cuyo cuerpo sin vida fue localizado en el municipio de Zipacón Departamento de Cundinamarca, hoy el caso se encuentra en la CIDH esperando Justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *