El paro nacional para defender la vida y la dignidad

Por la vida y la dignidad del pueblo

La movilización permite resistir y transformar la indignación en una lucha colectiva.

El pasado 21 de noviembre los casanareños y los boyacenses una vez más se unieron a la gran movilización nación al #21N convocada por los diferentes sectores del movimiento social colombiano y que junto al pueblo inconforme se volcaron a las calles por diversas razones entre ellas #ElPaquetazoDeDuque y el asesinato y judicializaciones a los líderes sociales.

En Boyacá fueron varios los municipios los que participaron en esta jornada del #21N y que aún se mantienen en jornada de paro, ciudades como Tunja, Duitama, Sogamoso desde muy tempranas horas del 21 de noviembre sus habitantes se volcaron a las calles a manifestar de forma pacífica ante el del Estado colombiano y sus políticas lesivas que han conllevado a una crisis social, económica y de derechos humanos. Municipios como Puerto Boyacá que en sus dinámicas sociales no se evidenciaba la movilización su participación en esta jornada de paro fue importante, y abre un camino para dejar de lado el miedo y ejercer el derecho a la movilización y la protesta social.

El #ParoNacional es una cosa de todos y así se percibió en Casanare, donde municipios como Nunchia, Pore, Tauramena, Yopal y Aguazul se movilizaron a pesar de la represión a la que ha estado sometido el movimiento social, tras varias judicializaciones y esta práctica se sigue dando’, quedando en evidenciada tras las detenciones de 5 líderes que participaban en el #ParoNacional en Yopal.

A pesar de la represión y ante la falta de interés por parte de Duque de escuchar al pueblo y llegar acuerdos, los colombianos han convertido el paro de un día en una serie de movilizaciones y expresiones de inconformismo que se están dando en los diferentes territorios. Boyacá y Casanare no han sido la excepción en ciudades como Tunja, Sogamoso, Yopal, Tauramena y Aguazul se aviva el paro con cacerolazos y expresiones culturales y artísticas manteniendo viva la movilización a pesar de la lluvia, de la arremetida del ESMAD y las retenciones que sean dado.

El pueblo continuara en las calles exigiendo sus derechos, defendiendo la vida ante la ofensiva capitalista y neoliberal que se viene dando en los territorios y sobre la clase popular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *