Propuestas para la erradicación del narcotráfico en Colombia

  1. Reforma agraria por vía administrativa, integral y concertada través de las organizaciones del agro sean estos de hecho o de derecho.
  2. Condonación de las deudas adquiridas por pequeños y medianos productores del agro que se puedan comprobar afectados por la violencia política, desastres ecológicos o malas semillas.
  3. Subsidios para la producción agrícola y agroindustrial del país (de toda especie).
  4. Auxilios solidarios y terapia educacional y de rehabilitación para las víctimas del narco-de pendencia.
  5. Elaboración y ejecución de un plan alimentario, para impedir así la dependencia alimentaria que conlleva todas las demás dependencias.
  6. Aplicación real de la Constitución Nacional; que no se legisle con artículos transitorios, con los

cuales en realidad se lo viene haciendo.

  • Canalización de ayuda internacional e irrestricta por parte del Estado Colombiano, con el fin de efectuar macro-proyectos regionales de desarrollo concertados con las comunidades, capacitados para intervenir en la producción agraria con un mercadeo técnico que produzca bienestar económico y social.
  • Desarrollo acelerado de fuentes de empleo tanto para la población urbana como para la rural, ya que la crisis del desempleo conduce muchas veces al uso del alcohol y de las drogas.
  • Ya que nuestros gobiernos negocian los hidrocarburos, este de invertir en el desarrollo tecnológico adecuado para el país, sin alterar los ecosistemas y el ambiente, se debe brindar al pueblo la oportunidad de educarse teórica y práctica de manera científica actualizada para así tener una producción fabril y agraria armónica, capacitada para competir internacionalmente en la rapiña del mercado mundial.

Existen cantidad de propuestas al respecto, pero sólo hemos enumerado las que creemos más viables, en tanto hasta el momento los préstamos efectuados por el Banco Mundial y

otras instituciones y/o Gobiernos Internacionales no han servido para impulsar el desarrollo social y la infraestructura de producción técnica en ciudades y campos, sino que han sido utilizadas en beneficio de unos pocos que lubrican sus arcas a expensas del nutrimiento y el deterioro físico y moral de quienes nada poseen.       

Homenaje póstumo

A   MAURO   HOYOS,   LUIS  CARLOS GALÁN, JAIME PARDO LEAL, MANUEL

ANTEQUERA, PIZARRO; a los miles de asesinados de este país víctimas del narcotráfico y la violencia política. Su recuerdo perdurará por siempre en la Historia de Colombia y del mundo.

Poema

I Un enorme desfile de víctimas; Explosión de bombas, Tronar de metrallas; Sangre en las calles, Sangre en la tierra.

II Muertos por un ideal justo, Muertos inocentes; Muertos todos los colombianos… Ya no sentimos, ya no pensamos.

III Víctimas del desenfreno,
De la drogadicción, Del estrés, De la violencia política…

Víctimas todos de la sociedad de consumo.

IV Nos levantamos juntos Y exigiremos justicia Con los brazos en alto,

Con los puños apretados… Con el corazón en la mente.

Este es el epílogo hasta pronto amigos 

Nos despedimos respetuosamente todos nuestros lectores, esperando que el presente material sirva para abrir un debate que viene siendo y necesariamente postergado.

Desde este espacio rechazamos la expresión de cierto senador norteamericano que osó acusarnos de “narco-democracia” siendo como es su país, casi un 10% de la población, narcodependiente.

Si no hay consumo, no hay demanda y si no existe demanda, tampoco producción.

La lucha en contra del narcotráfico no es sólo deber de los países en donde se produce; es también prioridad de la Comunidad Internacional, que en vez de suministrar armamentos para controlar la producción de atacar de forma definitiva su consumo interno de estupefacientes.

Es a nivel internacional, tal como en 1981, cuando decaía el tráfico de marihuana, que parece abrirse camino el argumento de la legalización de alucinógenos.

Mientras tanto, al mismo nivel, el consumo de estupefacientes viene siendo suplantado por el “crak” o metanfetamina, producto más barato, mucho “mejor y efectivo” en tanto sus efectos duran largas horas.

El “crack” no necesita ser importado de Colombia o Perú y su proceso de fabricación es sencillísimo, cualquiera lo puede producir en sus propios patios familiares como si estuviera horneando galletitas, ya que los elementos químicos empleados para hacerlo están a disposición del público.

De aquí depende púes la instancia de la drogadicción internacional de cultivar cada vez alucinógenos más “duros”.

SUERTE PARA TODOS

UNIDOS POR EL FUTURO DE COLOMBIA

Cordialmente

GABRIEL A. BETANCOURT A.

FUNDACIÓN HACIA UN FUTURO MEJOR

Presidente

TERESA QUIÑONES CASTAÑEDA

COLECTIVO POR LA VIDA 5 DE JUNIO

Comisión de la Organización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *